3 comentarios

Abrir una cuenta en el banco



En España abrir una cuenta en el banco es una operación bastante sencilla. En París no. Os recomiendo que os hagais una cuenta francesa porque el RIB es necesario para sacarte el abono de transportes. El RIB es tu número de cuenta, normalmente te piden una fotocopia para recibir la CAF o para otras cosas. En Francia no te dan cartilla, pero la ventaja es que puedes controlar totalmente tu cuenta por Internet.

Para empezar debéis saber que no podéis abrir una cuenta en cualquier banco, tiene que ser un banco dentro de vuestro distrito. Es decir, una oficina que esté cerca de vuestra casa. La excepción consiste en que a veces los primeros días de clase algunos bancos montan unos stands con información en los que puedes abrir tu cuenta, os recomiendo esta opción porque lo simplifica todo.
No intentéis haceros una cuenta antes de tener una dirección, porque no es posible. Además, cuando tengáis casa os pedirán algo que demuestre que vivís allí: el contrato, un recibo del agua a vuestro nombre... Por lo que si estáis de ilegales probablemente sólo os admitirá La Poste, el Banco Nacional de Francia.
Para empezar, en muchas oficinas tienes que pedir cita previa para abrir la cuenta.
Debéis saber que cada sucursal tiene requisitos diferentes para que puedas abrir una cuenta: en mi sucursal nos dejaron presentar una attestation que justificaba nuestro domicilio, ya que nuestro contrato era ilegible. La empleada del banco tuvo que pedir permiso al director, nos dijo que habíamos tenido suerte porque era de origen español.
La tarjeta de crédito o la chequera en algunas oficinas no te la facilitan hasta el segundo mes. Pensad que en todas las viviendas estáis obligados por ley contratar un seguro, en el banco os lo ofrecen como oferta desde un euro, así que estad atentos.
En conclusión, armaros de valor porque la burocracia francesa es una pesadilla, como banco yo os recomiendo el LCL, ya que no he tenido ningún problema con ello.
read more